jueves, 12 de abril de 2018

“Plantas y brujería” en el Real Jardín Botánico Alfonso XIII de Madrid



Con el objetivo de divulgar la botánica y el importante papel que desempeñaron ciertas plantas en los ritos, pócimas y creencias de brujos, brujas, hechiceros, chamanes, curanderos o yerberos en todo el mundo y en todas las culturas, el Jardín Botánico de la Universidad Complutense de Madrid acoge una exposición con más de un centenar de objetos y plantas de la Colección Etnobotánica de esta Universidad.


Desde sus orígenes mitológicos hasta sus aplicaciones mágicas, las plantas han sido utilizadas por el hombre con distinta finalidad. Las personas conocedoras de sus virtudes tuvieron un gran poder en las sociedades de todas las épocas y este conocimiento quedó circunscrito, de forma tradicional, a determinados colectivos.

La muestra está dividida en diferentes áreas temáticas en las que se repasa –entre otras- la brujería medieval, la figura de chamanes, hechiceros, magos o druidas, la brujería en la literatura, los filtros de amor o incluso el uso de las plantas alucinógenas.

Vista de la exposición

En la coordinación de la exposición han participado las profesoras de Ciencias Biológicas ligadas a la Colección Etnobotánica del departamento de Biología Vegetal I de la UCM, Isabel Pérez Ruzafa, Estela Seriñá y Mª Victoria Azcarate, profesora de Geografía Historia de la UNED, así como la bióloga Lorena García Álvarez y los profesores de Bellas Artes, Consuelo García Ramos y Miguel Ruíz Massip.

La exposición, inaugurada el pasado octubre, ha recibido ya más de cinco mil visitantes. Está abierta hasta el próximo 15 de junio -de lunes a viernes- desde las 10.00 hasta las 19.00 horas y su acceso es gratuito.

Para grupos, es posible solicitar una visita guiada en horario de mañana, previamente concertada a través de botanico@ucm.es. Si no tienes grupo , también puedes asistir a un recorrido guiado de la muestra -cada miércoles, a las 10:00- previa petición al correo anterior.



miércoles, 4 de abril de 2018

¿Pueden las hojas de las plantas comunicarse entre sí?

Arabidopsis thaliana

Investigadores de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón, en colaboración con las norteamericanas de North Texas  y California, han descubierto que las hojas de las plantas disponen de mecanismos para comunicarse entre sí y reaccionar en cadena a cualquier cambio de condición ambiental. Las conclusiones de este trabajo, donde ha participado el catedrático de Producción Vegetal de la UJI Aurelio Gómez Cadenas, se han publicado en la revista 'Science Signaling', según ha informado la institución académica en un comunicado.

"Nuestro trabajo demuestra que las hojas de una planta son capaces de hablar entre sí, saber cómo se encuentran en cada momento y percibir cómo el resto de hojas está sintiendo", ha aseverado Gómez Cadenas, quien ha indicado que las situaciones adversas sufridas por una parte de la planta, pero no por el resto del vegetal -como, por ejemplo, una fuerte radiación o un ataque de alguna plaga o patógeno- se transmiten a través de la canopia para coordinar la respuesta de la planta.

En consecuencia, "demostramos que la exposición de una hoja a una fuerte iluminación genera el cierre de poros, llamados estomas, en toda la planta con objeto de evitar una posible deshidratación", ha afirmado Gómez Cadenas, quien ha destacado que este comportamiento no se había demostrado y "podría ser similar al lenguaje de los animales o las personas".

La planta modelo utilizada para hacer esta investigación fue Arabidopsis thaliana. Los investigadores aplicaron estrés lumínico a una sola hoja y comprobaron que el resto presentaba el mismo comportamiento ante el cambio de condiciones ambientales.

Aurelio Gómez Cadenas
Aurelio Gómez Cadenas y la investigadora Sara I. Zandalinas, coautora de este trabajo -quien defendió su tesis doctoral en la UJI hace un año y actualmente continúa su investigación en la Universidad de Texas del Norte- han apuntado que el incremento de luz localizado en una sola hoja "desencadena una ola de señalización química en forma de cascada al resto de hojas de la planta".
En concreto, en la propagación de esta ola participan señales de calcio, de especies reactivas de oxígeno y eléctricas, de forma que toda la planta "reacciona al estrés lumínico inducido como si toda ella hubiera recibido la misma cantidad de luz".

Impacto científico

El impacto científico de este descubrimiento es "muy elevado", en opinión de Gómez Cadenas, puesto que "establece las bases para diseñar nuevas estrategias agronómicas que aumentan la tolerancia de los cultivos a las condiciones de estrés abiótico".

Además, estos resultados se pueden materializar en programas de mejora genética y operaciones de cultivo que "hagan posible que las especies de interés agronómico puedan producir de forma más eficiente y sostenible en el escenario de cambio climático en que nos encontramos".

Los resultados de este trabajo publicado en 'Science Signaling' también servirán para futuros trabajos
centrados en especies cuyos ecosistemas ya se ven gravemente afectados por condiciones ambientales extremas, a menudo vinculadas al calentamiento global.


En definitiva, "nuestras conclusiones servirán para descubrir la manera en que los vegetales coordinan sus respuestas ante los estreses combinados -por ejemplo, elevadas temperaturas y sequía actuando simultáneamente- y ayudar a configurar actuaciones ambientales para paliar los efectos del cambio climático en ecosistemas de alto valor ecológico".

Fuente: ecoticias.com

jueves, 15 de febrero de 2018

Cine criptobotánico (VI): La vuelta del monstruo (1957)


Esta nueva entrega de nuestra serie dedicada al cine criptobotánico nos lleva a conocer la historia de un árbol monstruoso, Tabonga, un misterioso ejemplar que crece en la tumba del príncipe de una pequeña isla del Pacífico, muerto a consecuencia de una tradición local.

En este islote aparentemente paradisíaco, el príncipe Kimo ha sido condenado a muerte injustamente por haberse enfrentado a las leyes tribales. Su crimen consiste en abrazar la medicina occidental  y haber entablado amistad con dos científicos norteamericanos enviados al lugar para estudiar los efectos de una explosión atómica en un atolón cercano. Antes de morir, Kimo jura vengarse.

Los científicos, con la idea de investigar mejor el fenómeno radiactivo, deciden podar el árbol y llevárselo a su laboratorio con intención de estudiarlo. En él, una investigadora aplica al árbol un potente suero que ha venido probando con éxito en simios, con la intención de revivirlo. Gracias a ello, el extraño monstruo vuelve a la vida y se escapa para vengarse de quienes mataron al príncipe. ¿Qué sucederá a partir de aquí?


Como vemos, una historia rocambolesca y llena de vueltas de tuerca que no hace sino presagiar que estamos ante un buen rato de acción sin mayores pretensiones con monstruo vegetal como protagonista. Un verdadero film de serie B… o C e incluso D.

Aquí puedes ver el trailer de la película. Si te apetece tenerla completa, puedes descargarla en versión original con subtítulos en español, en  este enlace .


Ficha técnica:

Título Original: From Hell It Came
Año: 1957
Duración: 73 min.
País: USA
Director: Dan Milner
Guión: Richard Bernstein, Jack Milner
Música: Darrell Calker
Fotografía:  Brydon Baker
Reparto: Tod Andrews, Tina Carver, Linda Watkins, John McNamara,
Gregg Palmer, Robert Swan, Baynes Barron, Suzanne Ridgeway, Mark Sheeler, Lee   Rhodes
Productora: Allied Artists Pictures / Milner Brothers


viernes, 2 de febrero de 2018

Aseguran haber descifrado parte del Manuscrito Voynich

El Manuscrito Voynich es descrito como “el texto medieval  más misterioso del mundo”, un extraño manual de 240 páginas que muestra elegantes escrituras y páginas adornadas con dibujos de plantas desconocidas que -según algunos investigadores- poseen poderes mágicos.


Durante siglos muchas personas han intentado descifrarlo, sin resultados positivos. Ahora, un científico informático afirma haberlo decodificado utilizando Inteligencia Artificial. Greg Kondrak, de la Universidad de Alberta, asegura que el manuscrito está escrito en hebreo antiguo y que para descifrar el código se debe mezclar el orden de las letras en cada palabra y soltar las vocales. Aunque no ha sido descifrado en su totalidad, cree que la primera frase del texto dice: “hizo recomendaciones al sacerdote, al hombre de la casa, a mí y a la gente”.

Para la traducción, Kondrak utilizó diversos algoritmos estadísticos que desecharon la inicial hipótesis del árabe como lengua utilizada en el manuscrito. Tras los primeros análisis, se encontraron con que el idioma más probable era el hebreo. “Eso fue sorprendente. Y  es sólo el primer paso. El siguiente es averiguar cómo lo desciframos”, afirma.

Los investigadores intentaron encontrar un algoritmo para descifrar ese tipo de texto codificado. Después de colaborar infructuosamente con diversos eruditos en lengua hebrea para validar sus hallazgos, recurrieron a Google Translate.

Comenzaron descifrando las palabras iniciales, “ una frase extraña para comenzar un manuscrito, pero  que definitivamente tiene sentido» y continuaron descubriendo algunas otras. Las primeras 72 palabras en cada sección incluyen referencias a «agricultor», «luz», «aire» y «fuego». Sin embargo, el Dr. Kondrak dice que para continuar con la labor, necesita la colaboración de expertos en hebreo. Sin ellos, será imposible.

El año pasado, un académico británico afirmó que el documento era, simplemente, un manual de salud para damas adineradas que buscaba tratar afecciones ginecológicas. Nicholas Gibbs, experto en manuscritos médicos medievales, llegó a esta conclusión tras descubrir que el texto estaba escrito en abreviaturas latinas que describen los remedios de la información médica estándar de la época, en un trabajo publicado en el suplemento literario del Times.  Sin embargo, otros expertos han puesto en duda las afirmaciones de Gibbs, como la medievalista Kate Wiles, editora de History Today.


En agosto de 2016, Siloe, una pequeña editorial radicada en Burgos, se aseguró el derecho de clonar el documento. «Tocar el Voynich es una experiencia», dijo Juan José García, su director. “Es un libro que tiene tal aura de misterio que cuando lo ves por primera vez … te llena de una emoción que es muy difícil de describir".

Siloe, especialista en la impresión de facsímiles de manuscritos antiguos, compró los derechos para hacer 898 réplicas exactas del manuscrito. Las copias – que costarán entre 7000 y 8000 euros-serán tan fieles que se reproducirán todas las manchas, agujeros y rasgaduras cosidas en el pergamino. De momento, cerca de 300 personas ya han pre-reservado su copia.

Si prefieres invertir tu dinero en otro asunto, te dejamos un enlace en el que puedes descargar una versión en pdf del manuscrito


Fuente: Daily Mail


lunes, 15 de enero de 2018

Los temporales dejan al descubierto bosques fósiles en Galicia

Los temporales en la costa gallega hacen que, cada año, puedan ser observados y estudiados una mayor cantidad de bosque fósiles datados entre 4.000 y 7.000 años atrás. Robles, pinos y abedules que pertenecen a una época en la que la línea de costa se situaba entre 20 y 30 kilómetros mar adentro y el nivel de las aguas oscilaba entre 15 y 20 metros más bajo que en la actualidad.

Bosque pétreo de Mugardos.
Imagen: La Voz de Galicia

Un reciente estudio encargado por la Xunta de Galicia al Instituto de Xeoloxía Isidro Parga Pondal, de la Universidade da Coruña, analiza este fenómeno en la playa de As Catedrais, en Ribadeo (Lugo). Puedes consultar el estudio completo en este enlace.

Para saber más:

Galicia esconde un bosque bajo la arena. Reportaje publicado en Diario de Galicia. (14/01/2018)


lunes, 4 de diciembre de 2017

Plantas espía para el ejército de Estados Unidos

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa Estadounidense (DARPA), informa que el ejército de los Estados Unidos tiene un plan para crear una red inteligente de vegetales que serán utilizados para monitorizar el medio ambiente en busca de ataques químicos, pulsos electromagnéticos, agentes patógenos, radiación y amenazas nucleares.

Fuente: DARPA

El programa se llama Advanced Plant Technologies o APT, y DARPA espera crear una red de plantas autosostenible que pueda monitorearse remotamente en busca de cualquier señal de cambio ambiental. "Las plantas manifiestan naturalmente respuestas fisiológicas a estímulos básicos como la luz y la temperatura, pero también en algunos casos al tacto, productos químicos, plagas y patógenos", explica Blake Bextine de DARPA. “Estas podrían ayudar a mantener a los espías humanos fuera de peligro, y al mismo tiempo no costarían tanto ni requerirían el mismo nivel de mantenimiento que los sensores de hardware estándar.”

DARPA afirma que la tecnología existente es capaz de observar a distancia los cambios en la
temperatura de la planta, la composición y los reflejos de la luz, pero para conseguir unos espías infalibles, la agencia planea alterar el material genético de modo que ciertos factores ambientales den como resultado ciertas respuestas biológicas que puedan ser recogidas por satélite o utilizando otros tipos de tecnología de monitoreo remoto. Todo ello sin que las alteraciones genéticas dañen la capacidad de las plantas para reproducirse y protegerse de microbios, insectos y otras plantas.

Así, estos nuevos espías podrían llegar a reconocer patógenos en el aire o incluso ser utilizados para detectar minas terrestres. Ahora la agencia está invitando a los investigadores a proponer modificaciones potenciales para las plantas y es probable que pasen varios años antes de que las veamos hacer el trabajo de los agentes especiales. Antes de que eso pase, afirman, se realizarán pruebas de laboratorios e invernaderos con la supervisión de los reguladores y los grupos de bioseguridad.


Para saber más:




martes, 21 de noviembre de 2017

Descubren una planta que sabe a patatas fritas

Un equipo formado por miembros de la University of Western Australia, ha descubierto una nueva especie vegetal que sabe a patatas fritas con sal y vinagre.

La nueva especie descubierta

La planta es una  variedad de spinifex, un tipo de matojo típico del desierto australiano, que debe su nombre al hecho de que sus hojas son puntiagudas como espinas y que se caracteriza por su capacidad para adaptarse a los ambientes más secos y áridos. Hasta la fecha, se han descubierto 64 variedades diferentes de este vegetal.

Los investigadores explican en un estudio recientemente publicado, que el singular sabor procede de unas gotas que se encuentran en el interior de los finos tallos de esta planta. Dichas gotas son -en algunos casos- completamente cristalinas y, en otros, se asemejan a un líquido viscoso, dependiendo de la sequedad de la planta. 

En ambos casos, son solubles al agua y pueden extraerse fácilmente de la misma. Respecto a su composición, tras analizarla, los científicos detectaron una mezcla de sal, azúcares y proteínas, responsables de ese peculiar e inesperado sabor.

Puedes leer el estudio completo  en este enlace.


sábado, 9 de septiembre de 2017

Investigan la posible existencia de nuevas especies en cuevas de la Antártida.

Un grupo de científicos de la Universidad Nacional Australiana, cuya investigación acaba de ser publicada en la revista Polar Biology, creen en la posibilidad de que se puedan encontrar animales y plantas vivas –incluso de especies desconocidas– en cuevas ubicadas bajo los glaciares de la Antártida.

Interior de las cavidades de monte Erebus.
Foto: Michael S. Becker/AFP

Según el estudio, existen varias evidencias que inducen a investigar esa posibilidad. Así, por ejemplo, el vapor del monte Erebus -volcán activo que se encuentra en la isla de Ross- ha creado “sistemas extensos de cuevas” en las que los científicos australianos han hallado, tras analizar los suelos, rastros del ADN de algas, musgos y pequeños animales.

Estas pruebas de ADN se corresponden con las de organismos similares encontrados en otras partes de la Antártida, si bien todavía no se ha logrado identificar algunas de ellas. El resultado indica que podrían existir especies desconocidas bajo el hielo antártico, según Ceridwen Fraser, líder del grupo de científicos. “Las temperaturas dentro de estas cuevas pueden alcanzar hasta 25 grados”, estima.

Cueva en la zona de Monte Erebus
Foto: Joel Bensing/AFP

Por su parte, Laurie Connell, profesora de la Universidad de Maine (EE.UU.), matizó las expectativas y sostuvo que las pruebas de ADN encontradas no prueban de manera “definitiva” que haya vida en las cuevas. El próximo paso será investigar de manera más detallada este territorio subterráneo, afirmó. Si se confirma que hay especies desconocidas bajo los glaciares, el hallazgo “abrirá las puertas a un mundo nuevo y emocionante”, concluyó.

Estaremos muy atentos a los nuevos hallazgos que puedan llegarnos desde esta remota parte del planeta…

Para saber más:



viernes, 4 de agosto de 2017

Recrean la primera flor que existió en el planeta

Un equipo de científicos internacional ha reconstruido el aspecto de la primera flor de la Tierra, la que dio origen a las que han llegado hasta nuestros días.

Según publica el portal IBTimes, las plantas con flor constituyen cerca del 90% de todas las plantas del planeta. Su predecesor común existía hace unos 140 millones de años, en la época en la que convivía con los dinosaurios.


Un nuevo estudio publicado en la revista Nature Communications ha revelado un modelo 3D que refleja la sugerencia de los investigadores sobre la primera flor. En el estudio se ha empleado una base de datos con características florales con 13.444 rasgos de  792 especies diferentes. Los investigadores han analizado los atributos de las plantas actuales para rastrear lo que tienen en común y arrojar algo de luz sobre su evolución.

"Una cuestión clave en la biología evolutiva se refiere al origen de las angiospermas y de su más importante estructura definitoria, la flor", escriben los autores, dirigidos por Hervé Sauquet de la Universidad del Sur de París.



"Este enfoque nos permite descubrir pistas importantes sobre el origen y la posterior diversificación de la flor, proporcionando estimaciones de lo que eran las flores en momentos clave en el tiempo", concluyen.


El estudio estima que las primeras flores tenían los dos sexos, en lugar de poseer sólo un sexo como en la actualidad. Además de tener diez pétalos, la flor también tenía probablemente más de diez estambres (la parte masculina de la flor) y cinco carpelos (la parte femenina de la flor). Ninguna otra flor viva tiene la combinación exacta de características de esta flor.

Aún así, el estudio no describe de manera concluyente las primeras flores. Próximos descubrimientos en el registro fósil podrían dar a los científicos una visión mucho más clara de cómo fueron las primeras flores.

Para saber más:

·         Artículo publicado en Nature.


domingo, 16 de julio de 2017

Cine Criptobotánico (V): El ataque de los tomates asesinos (1978)


Continuando con nuestra serie dedicada a los vegetales asesinos en el séptimo arte, hoy vamos a proyectar posiblemente una de las peores películas que la historia del cine ha producido.  Se trata de El ataque de los tomates asesinos, dirigida por el debutante John de Bello en 1978, quien se basó en un cortometraje anterior firmado por él mismo años atrás.

El film, con un presupuesto de sólo 90.000 dólares, fue rodado con excedentes de rollo de celuloide en 25 mm y no obtuvo buenas críticas en su estreno. Tras verla, ya sabrán por qué…


Curiosamente, con el paso del tiempo, se ha convertido en una película de culto para los amantes de este género a medio camino entre la comedia, el terror, el gore light...

El argumento es, al menos, atrevido. Un grupo de tomates modificados genéticamente cobra vida y está asesinando a los humanos. Se sospecha que todo está provocado por un pesticida creado por un loco que quiere tomar el control del mundo. Ante esta situación, el gobierno de Estados Unidos reúne a un grupo de élite para frenar la terrible amenaza.

A pesar de la mala dirección, de los pésimos interpretes, de los fallos de raccord, de los recursos
técnicos de juguete y de los mil y un fallos que tiene, la peli asegura hora y media de entretenimiento. ¿El motivo? Creo que disfrutamos sufriendo, sinceramente.


No contento con el subproducto que acababa de engendrar, de Bello creó una especie de saga tomatera con títulos como El retorno de los tomates asesinos (1988),  Los tomates asesinos se comen Francia (1991) y Los tomates asesinos atacan de nuevo (1991), además de una serie de TV de igual nombre que el original, emitida en 1990. Pero, créanme, con ver la primera ya tienen más que suficiente para hacerse una idea. A disfrutarla:


Ficha técnica:

Título original: Attack of the Killer Tomatoes!
Año: 1978
Duración: 87 min.
País: Estados Unidos
Director: John De Bello
Guion: John De Bello, Costa Dillon
Música: Gordon Goodwin, Paul Sundfor
Fotografía: John K. Culley
Productora: Four Square Productions

Para saber más:

  • Web oficial, con contenidos extra, descargas, tienda, …